REFORMA DEL MERCADO CENTRAL DE SAN FERNANDO (CÁDIZ). FASE I



Propuesta para nuevas Pescaderías.
Se trata de las obras de reforma del actual Mercado Central de San Fernando, construido en 1999, partiendo de la edificación preexistente de 1928, de la que se conservaron la fachada del acceso principal y dos portadas laterales, siendo el objeto de la actuación de la primera fase el traslado de las pescaderías a una nueva ubicación. 




Imagen del Mercado en su estado original. 1928.
En dicha intervención, se incluyó la construcción de dos sótanos para aparcamiento y de una planta superior de oficinas. Así mismo, se integró en el conjunto el edificio de la Pescadería, fechado en 1872.
 








Tras la última actuación, el Mercado queda organizado mediante tres calles de circulación en sentido longitudinal (una central y dos laterales) a las que abren cuatro hileras de puestos, dos de ellas adosadas a sendas fachadas. A su vez existen tres espacios de distribución coincidentes con los accesos desde el exterior. Esta disposición implica que la única luz natural se consigue a través de los lucernarios de los patios centrales en torno a los que se distribuye la planta de oficinas, y los accesos, estando cegados los huecos abiertos en fachada (salvo el semicírculo superior).


Por diversas visicitudes, entorno al 40 % de los puestos se encontraban vacantes, lo que ocasionaba cierta sensación de desuso. En el caso de la Pescadería, el porcentaje de puestos vacíos era aún superior, apreciándose bastante deterioro tanto en los puestos, como en los espacios de servicio disponibles en la crujía perimetral.

 

Distribución Previa a la actuación
Siguiendo las indicaciones del Excmo. Ayuntamiento de San Fernando, el objetivo que se pretendía conseguir con la actuación es la de reducir la superficie destinada a la actividad comercial, dado que no había previsión de que se vuelvan a ocupar los puestos vacantes, y diversificar los usos del conjunto, y por otra parte, hacer el Mercado más permeable y visible desde el entorno inmediato.

Así, la idea de partida es la de desplazar los puestos que quedan en uso en el edificio de la Pescadería, liberando por completo esta edificación para destinarla a actividades alternativas, y eliminar los puestos vacantes adosados a las fachadas procediendo a la apertura de los huecos existentes en donde sea factible. A la vez, se procurará una adecuación estética general, actuando sobre los revestimientos y elementos de cerrajería de los puestos en uso, y de las zonas de circulación.


Bajo las premisas anteriores, se plantea una nueva distribución interior del Mercado, y si bien se mantiene la estructura organizativa general, se introducen modificaciones puntuales que permiten zonificar el espacio destinado a la actividad, y conseguir mayor permeabilidad, todo ello, tratando de afectar en la menor medida posible a los puestos en uso.
Esquema general


La actuación principal se centra en el traslado de la Pescadería, que pasaría al extremo opuesto al que ocupa en la actualidad, con acceso desde la fachada a Calle Calderón de la Barca. Para ello se procedería a la demolición parcial y a la reforma integral, de los puestos ubicados en dicha zona, renovando el equipamiento e instalaciones, poniendo especial énfasis en la creación de un sistema adecuado de saneamiento.

Los espacios de servicio (almacenes, cámaras, zona de carga y descarga, cuarto de basuras,…), pasarían a ocupar la banda adosada a la fachada a C/José López Rodríguez, mientras que en el lateral opuesto, se desmontarían todos los puestos, procediendo a la apertura de los huecos de fachada, y creando una nueva zona para actividades complementarias.

Del resto de puestos adosados a las fachadas, se mantienen los actualmente en uso, eliminando los vacantes con el fin de crear nuevos espacios de estancia.


 
Finalmente se completa la actuación con la renovación de acabados y carpinterías en puestos y zonas comunes de circulación, procurando una adecuación estética acorde a la actualidad.


Imagen propuesta para los nuevos puestos



Estado actual de las Obras











PISCINA CUBIERTA MUNICIPAL EN EL ENSANCHE DE LA CALA DE MIJAS. CONCURSO.


El objeto del concurso era el diseño de una Piscina Cubierta y sala polivalente en un enclave especial como es la manzana dotacional del núcleo urbano de la Cala de Mijas, que incluye el Pabellón Cubierto de La Cala, el Campo de Fútbol y el Parque de los Olivos, de forma que se constituya un complejo deportivo de referencia para los habitantes de La Cala, además de poder acoger eventos deportivos con gran afluencia de espectadores. La nueva edificación debería propiciar la reordenación de todo el conjunto, facilitando la interconexión entre los equipamientos, y potenciando sus condiciones espaciales y ambientales para favorecer su uso y disfrute, así como sus relaciones con su entorno urbano.

La principal característica de la parcela donde se pretende actuar es su compleja topografía, con un desnivel aproximado entre la zona de acceso y la cota inferior de 10 m. aproximadamente.  La cota media de la zona de actuación se sitúa 4 metros por encima de la plataforma del Campo de Fútbol, y 8 metros por debajo de la cota de acceso del Pabellón Polideportivo, lo que condiciona la implantación del nuevo edificio, entendiendo la relación con el entorno y la accesibilidad e interconexión entre los distintos equipamientos, como aspectos fundamentales a resolver, además de la organización interior del edificio en base a criterios de funcionalidad, comodidad de los usuarios y accesibilidad, y el planteamiento de las instalaciones desde los principios de sostenibilidad, considerando, por lo tanto, factores como el respeto al medio ambiente, la eficiencia energética, la facilidad para el posterior mantenimiento y conservación del edificio, la optimización de las soluciones constructivas, la durabilidad de los materiales y otros de similar naturaleza.

Considerando todos los condicionantes de partida, la nueva edificación se plantea  como dos bloques yuxtapuestos, el principal ocupado por el recinto de la piscina, y el secundario, donde se ubican los vestuarios, zona de servicios, y el espacio Polivalente, adaptándose a la topografía existente, para evitar grandes movimientos de tierras, situándose en una cota intermedia entre el Pabellón Cubierto y el Campo de Fútbol, realizando el acceso a través del espacio libre existente, lo que permite resolver la accesibilidad y la conexión con el edificio de acceso de forma “natural”, mediante un simple sistema de rampas, garantizando comunicaciones fluidas en todo el complejo. Además, se hace coincidir la cota inferior (volúmenes técnicos), con la del espacio de acceso al Campo de Futbol, permitiendo el acceso rodado para el mantenimiento de las instalaciones.
Implantación


Secciones por vaso de la Piscina

 
Por tanto, el desnivel existente en la parcela, no solo no es un inconveniente, sino que además, permite “semienterrar” parte de la edificación, lo que conlleva una considerable reducción del Factor de Forma del Edificio, garantizando la mejora de la eficiencia energética.




A nivel funcional, el acceso se realiza a través del nivel intermedio (coincidente con el de la plataforma de la Piscina, a través del vestíbulo, conectado directamente mediante el núcleo de comunicación vertical, con la zona de acceso de público: Sala Polivalente,  graderío y galería de observación, dispuesta de forma transversal, con visibilidad tanto del vaso principal, como del de formación.
 
Vistas interiores 


 
 
     
Plantas de distribución
En el mismo nivel del acceso se ubican además de  la piscina de 50 m. otra complementaria que se propone para formación y “chapoteo”, los vestuarios colectivos y de grupos, con diferenciación clara de la circulación con pies calzados y pies descalzos, espacios para el personal (o árbitros) y enfermería para primeros auxilios, y almacenes para material deportivo y limpieza.
 
En el basamento, se dispone la zona técnica, con acceso rodado directo desde el exterior, como ya se ha comentado,  lo que permite registrar los vasos, tanto por los laterales como por el fondo.

 






Vista desde graderío
La comunicación vertical entre las plantas se resuelve mediante un núcleo principal de escalera y ascensor situado en el vestíbulo, y una escalera secundaria para resolver el cumplimiento de la normativa ante incendios, lo que dota al edificio de una gran fluidez en la circulación y permite la interconexión eficaz entre las diferentes áreas funcionales, a través de los espacios de circulación y distribución.
 
 
 



 
Vista exterior
 
En cuanto a la imagen del edificio, destaca la introducción de cubiertas en forma de dientes de sierra, que de alguna forma dialogan con el relieve montañoso del entorno, y que se aprovechan para insertar lucernarios, que garantizan la iluminación natural en los espacios,  utilizando los faldones con orientación sur como soporte de paneles solares térmicos, en aplicación de los principios de sostenibilidad, como se ha comentado.



 
 
Estudio de soleamiento
En este sentido, A parte de las Medidas Pasivas que mejoran la limitación de la demanda energética del edificio propuesto (Orientación al Suroeste optimizando el Soleamiento, la potenciación de las ventilaciones cruzadas y el soleamiento mediante lucernarios, o la construcción semienterrada que maximiza el aislamiento térmico), será fundamental la disposición de instalaciones de mayor rendimiento y menor consumo, que al partir ya de una demanda inferior, serán más sencillas y de menor dimensión.

 


Respecto a las medidas activas, se priorizarán sistemas consumidores de energías renovables frente a no renovables (paneles solares y fotovoltaicos), se diseñarán y dimensionarán en base a las condiciones de funcionamiento y régimen de uso normales, evitando sobredimensionamientos innecesarios y se proyectarán sistemas con elevados rendimientos en cuanto al consumo energético.













CUBIERTA Y ACONDICIONAMIENTO DEL ENTORNO DEL EDIFICIO CRISTIANO DE CÁSTULO


    Preservar y al mismo tiempo hacer posible la visita de los bienes arqueológicos excavados, implica la necesidad de elaborar proyectos específicos para cada lugar, que requieren la integración de equipos multidisciplinares, para garantizar el mantenimiento  de los componentes del patrimonio arqueológico in situ, y propiciar las mejores condiciones para su conservación.

       




       En nuestro caso, contamos con la “experiencia piloto” de la Cubierta de la Sala del Mosaico de los Amores,  que por su calidad, estado de conservación, significado y belleza, era evidente que requería una protección y una puesta en valor especial.

             
         El denominado “Edificio Cristiano de Cástulo”, quizá la primera edificación de este tipo que se conoce en España, se localiza junto al de la Sala del Mosaico de los Amores, que se construía a finales del siglo I, y aunque edificado dos siglos después del abandono de éste, hereda sus trazas generales, adoptando como propios los principales muros de carga de la edificación previa y su orientación. Así mismo reaprovecha extensamente materiales de otras construcciones anteriores, como la basas de las columnas que estuvieron en su pórtico, cada una con un perfil distinto.

          

Edificio Cristiano de Cástulo                                                                           Dura Europos
             

           En esta ocasión, la cubierta, además de garantizar la adecuada protección de los restos arqueológicos, se pretende que  sirva para hacer una idea de la posible volumetría original del edificio. Así, tras el análisis de los muros de carga, apoyos estructurales y las características de las diversas salas y espacios, se plantea la hipótesis sobre la forma que tuvo la cubierta original, que sirve de base para el diseño de la estructura portante.
                                   


Vista exterior



Pórtico de Acceso


                                                                                                         
       

            Los cerramientos se resuelven mediante lamas metálicas,  reproduciendo los huecos de acceso documentados, e introduciendo "mirillas" exteriores, que permitan enmarcar las visiones de los espacios que se pretendan realzar.

Patio Central
        

            La adecuación para la visita en el interior se limita a la construcción de una pasarela, que situaría al público aproximadamente a 50 cm, sobre el plano de los pavimentos originales, permitiendo "asomarse" al patio central. Para la recomposición volumétrica de las salas, se opta por el recrecido “virtual”de los muros hasta su cota original mediante una celosía de chapa estirada (metal deployed).


Actuaciones a realizar

            


            Adicionalmente, la actuación contempla medidas para garantizar la conservación de los restos, como la consolidación superficial de los paramentos, así como la intervención necesaria para facilitar la lectura y comprensión del edificio, recreciendo los muros principales, y eliminando añadidos posteriores, como el muro que divide el patio central.



Cripta






             

Baptisterio

     

 



El acondicionamiento exterior del recinto, imprescindible para garantizar la accesibilidad al edificio, y el adecuado desarrollo de la visita, consiste básicamente en la creación de una pasarela adosada a las fachadas, que salva el mínimo desnivel existente entre los frentes Norte y Sur y unirá las plataformas de salida y entrada al recinto, formadas mediante traviesas de madera recuperadas.
  
Urbanización del conjunto
 
             Finalmente, hay que reseñar que Todos los movimientos de tierra necesarios para la construcción de la cubierta (apertura de pozos para zapatas) y para la urbanización (canalizaciones de drenaje y saneamiento, explanación para la pasarela exterior), se han realizado de forma manual y aplicando la metodología arqueológica, es decir,  con personal técnico especializado en arqueología y conservación preventiva y realizada bajo el protocolo y sistema de documentación del Conjunto Arqueológico de Cástulo.




















REMODELACIÓN DE LA TORRE DE AUTORIDADES DEL CIRCUITO DE JEREZ.

Nueva imagen propuesta


El objetivo fundamental de la actuación es la adecuación de la imagen de la Torre de Autoridades a las tendencias actuales de uso de los Circuitos de Velocidad, al uso de las tecnologías de la información y la comunicación, y a la obtención de la máxima rentabilidad económica, dentro de un límite presupuestario, en el que había que incluir como prioritario, atender a las reparaciones estructurales necesarias, debido al deterioro acumulado en la estructura portante.





El concepto que mejor podría adaptarse a este planteamiento, sería el de “arquitectura efímera”, aunque no en el sentido de poca durabilidad, sino en el de “carácter circunstancial”.

La efímera ha sido una arquitectura recurrente y relevante, desde las escenografías barrocas, hasta las instalaciones contemporáneas, y en cada época ha dado forma a su idea de celebración, y la ha materializado con la técnica disponible en ese momento.  Hoy lo efímero sigue cumpliendo con estas funciones lúdicas y experimentales, pero también aspira a canalizar las nuevas ideas sobre el espacio público y la participación social, a medio camino entre la ciudad y la naturaleza.”


Partiendo de esta idea de “lo efímero”, y dado el objetivo de renovar la imagen de la Torre, equiparándola de alguna forma, a la del otro “icono” del Circuito: el OVNI, se considera imprescindible generar una nueva envolvente, que a su vez cumpla el requisito de potenciar la visibilidad del Patrocinador, incorporando también, el concepto del “marketing” en la propuesta.
 
Vista desde zona de meta
De esta forma, la Torre de Autoridades se presenta como un objeto envuelto, por una ligera lámina adaptada a su geometría, a modo de “papel de regalo”.
Esta nueva piel, semitransparente, se conformaría mediante paneles de aluminio, troquelados con caracteres tipográficos, tratando de enfatizar la marca “Jerez”.
Sobre la figura de Tío Pepe en sí, la propuesta admite cualquier opción que se adopte, a criterio del patrocinador, ya sea mantenerla tal cual, renovarla para mejorar la estética, o incluso, llegado el caso de la no renovación de  la concesión, retirarla, puesto que la Torre en sí, se convierte en escaparate publicitario.
Vista desde Curva Ducados


La nueva envolvente, permite a su vez ampliar el espacio de acceso protegido, que se podría aprovechar para acoger actos de diversa índole (exposiciones, visitas,...).

Se adopta la geometría elíptica, por ser la forma que genera una superficie continua, que mejor se ciñe a la forma actual de la Torre, conformada por plataformas rectangulares con los ángulos redondeados.

Distribución
En cuanto a las reparaciones estructurales, partiendo de lo contemplado en el informe de diagnosis integral, se ha estimado la necesidad de sanear  la superficie de hormigón, tanto en muros, como en forjados, incluyendo la limpieza previa, la pasivación de las armaduras, y la reintegración de los volúmenes de hormigón. Para los refuerzos puntuales se apuesta por el empleo de bandas de fibra de carbono, por ser una solución limpia y eficaz.





Adicionalmente, se propone la reforma de los aseos existentes en planta baja, para dar cumplimiento a la normativa autonómica de accesibilidad, mejorando acabados e instalaciones. Así mismo, se incorporan medidas correctoras, para el cumplimiento de la normativa de protección contra incendios.


Por último, se propone instalar proyectores de forma que en posibles eventos nocturnos, la Torre cobre un protagonismo especial.

Imagen nocturna